Page 4 - Revol4
P. 4

López M et al. Adaptación y fiabilidad de la versión española del Work Behavior Inventory en personas con trastorno mental grave

mente predictiva a la vez que como medida del éxito o el fra-      medir el efecto de las intervenciones. Por el contrario, un
caso de los programas de empleo8-11. Aunque estamos le-            número creciente de investigaciones muestran la validez de
jos de disponer de medidas adecuadas y completas a este            evaluaciones contextuales, integradas territorial y temporal-
respecto12,13, es necesario ir introduciendo metodología e         mente en los procesos de apoyo al empleo que han mostra-
instrumentos que han mostrado un razonable grado de                do algún tipo de efectividad en este colectivo17,19,26,27. Pero
validez y fiabilidad en distintos aspectos de esta tarea. Es-      además, también y como era de esperar, ponen de manifies-
pecialmente si queremos que este tipo de programas y, en           to la relativa inadecuación de instrumentos válidos para otros
general, los relativos a la atención sanitaria y social a estas    colectivos en su aplicación a este grupo de personas, con ne-
personas vayan adquiriendo cada vez más consistencia tec-          cesidades, problemas y características tan específicas12.
nológica y no sólo voluntarismo y artesanía1,3,14.
                                                                     Es en ese contexto en el que hay que situar la aparición
  Por ello, en el marco de un proyecto de investigación sobre      del WBI15,17, una escala breve en la que un observador ex-
el programa ocupacional y laboral de la Fundación Andalu-          terno puntúa el funcionamiento laboral de la persona en ba-
za para la Integración Social del Enfermo Mental (FAISEM)1,        se a una treintena de aspectos de su conducta laboral, en el
hemos traducido y adaptado al castellano, con el nombre de         contexto habitual en que lo realiza, comparándolo con las
Inventario de conducta laboral, un cuestionario de medida del      necesidades del empleo ordinario o competitivo.
rendimiento laboral, el Work Behavior Inventory (WBI), ela-
borado en Estados Unidos en el marco de programas de em-             El instrumento, desarrollado por un equipo técnico muy
pleo con apoyo de personas con trastorno mental grave14-16.        relacionado con los programas de empleo con apoyo en Es-
El artículo presenta los resultados de la validación de la fiabi-  tados Unidos8,9,15,16, culmina así un complejo proceso de
lidad de dicha versión, dejando para un artículo posterior la      elaboración de instrumentos basados en la «evaluación si-
presentación de los datos referidos a su validez discriminan-      tuacional», con referencias que vienen al menos desde los
te en su aplicación a usuarios de los distintos tipos de progra-   años setenta del Reino Unido15-18,28-30. Como comenta-
mas analizados en el estudio (talleres ocupacionales, cursos de    remos más adelante, el instrumento ha sido no sólo razo-
formación profesional y empresas sociales7).                       nablemente validado8,9,15-17, sino también abundantemente
                                                                   empleado en distintas investigaciones dirigidas a evaluar
La evaluación del funcionamiento laboral                           programas de empleo con apoyo e identificar factores con-
de personas con trastorno mental grave                             dicionantes de los mismos. Una línea especialmente prome-
                                                                   tedora, abordada entre otros por el mismo equipo8,9,31,32,
  Tanto los programas de rehabilitación en general como            es la relativa a las alteraciones cognitivas específicas que
los específicamente destinados al empleo, en referencia a          afectan a ésta y otras áreas del funcionamiento personal y
personas con trastornos mentales graves, se enfrentan con          social de las personas con esquizofrenia y que repercuten ne-
algunas dificultades relacionadas con la evaluación de las         gativamente en distintos programas de rehabilitación.
personas a quienes se dirigen11-13,17-19. Así, en las últimas
décadas, se ha puesto en cuestión la utilidad de los proce-          En conjunto y comparado con otros instrumentos de si-
dimientos tradicionales de evaluación, planteándose estra-         milares intenciones12,15-17,28-30,33-35, parece mostrar un per-
tegias y metodologías innovadoras, muy ligadas, como no            fil razonable que aconseja su empleo, tanto en nuestro estudio
podía ser menos, a estrategias más generales de intervención       concreto como, más allá de él, en la compleja y más general
tecnológicamente fundadas17-19.                                    tarea de mejorar las intervenciones individualizadas de apo-
                                                                   yo al empleo a personas con trastornos mentales graves36.
  En concreto, frente al modelo tradicional de evaluar pri-
mero en un contexto estandarizado y, por así decirlo, «neu-        El Inventario de conducta laboral
tro» e intervenir después de acuerdo con los resultados
obtenidos, los programas adaptados a los conocimientos so-           La versión original del WBI15 consta de 35 ítems, agru-
bre dificultades de este colectivo indican la más que «rela-       pados en 5 escalas (habilidades sociales, cooperación, hábi-
tiva» utilidad de estos procedimientos y la necesidad de           tos laborales, calidad en el trabajo e imagen personal), más
evaluaciones en los contextos reales en que se interviene, así     un ítem final que intenta resumirlos en una valoración glo-
como de estrategias menos lineales en cuanto a la relación         bal. Cada ítem se puntúa con arreglo a cinco niveles de
evaluación-intervención17-19.                                      medida. El instrumento fue validado por sus autores en el
                                                                   contexto de programas de empleo con apoyo y sus resulta-
  En el campo del empleo, los estudios publicados mues-            dos los resumimos en la tabla 1.
tran la poca utilidad de evaluaciones en contextos distintos de
aquéllos en que se trabaja, así como de las evaluaciones tra-        Sus características psicométricas, junto al hecho de haber
dicionales de sintomatología y funcionamiento en otras áre-        sido específicamente diseñado para personas con enfer-
as20-25, ni de cara a predecir el éxito de los programas ni para   medad mental, su brevedad y simpleza y la experiencia del
                                                                   equipo creador motivaron su selección para nuestro proyec-
2 Rehabilitación psicosocial. 2007; 4(1):1-10                      to de investigación.
   1   2   3   4   5   6   7   8   9